martes, 31 de agosto de 2010

Me caigo y me levanto



Bueno... las palabras dejan el papel pentagramado, pasan a registro sonoro... porque anoche mientras re escuchaba un disco de Cortázar pensé que era maravilloso, y que debía estar el audio aquí... tan genio, tan bello!

¿Cómo nos rehabilitaremos?

Llueve, y qué linda la lluvia cuando sólo ella sabe quién soy, qué lindo cuando disipa el miedo, cuando se me ofrece como espejo y me acaricia. Y pensaba que siempre falta tanto, que siempre recayendo...

Nadie se rehabilita sin alterarse

... y de tanto repetir me voy hundiendo otra vez en este lamento de entrecasa, que es tan cómodo como el jean azul, tan verde, tan naranja... qué linda la lluvia cuando me enseña, cuando me trae al presente sin excusas, cuando me tiene así, mirándola...

Ah, y ahora recuerdo que hay un poema muy bello de Juan Gelman que se llama Lluvia, se los recomiendo... o lo traigo acá con las nuevas chispitas de alguna lluvia de septiembre

Gracias Julio Cortázar!

2 comentarios:

Iñaki dijo...

Gracias lulú bella

Alterante/recayente/rehabilitante
tantas palabras
con las que jugamos
a diario
nos van haciendo
salir de la enfermedad
de las palabras útiles

es una buena forma de rehabilitarse
meditar
enfrentar lo circular
a veces no hay encrucijadas
sólo jaulas redondas
vicios conocidos
voces
seguíiiii
seguí TU voz

federic dijo...

ese audio lo tengo en el mp3
me lo se casi de memoria
y cada vez que lo escucho de nuevo, me rio y encuentro algo hermoso, algo nuevo. Es como si se reescribiria una y otra vez. Me pasa seguido con los textos de este gigante.
un saludo